Salud sexual

¿Qué es un fetiche?

By  | 

Cuando hablamos de un fetiche sexual (o fetiche erótico si así prefieres llamarlo) nos referimos a un enfoque sobre un objeto, acto o parte del cuerpo no genital. De esta forma el objeto en sí se denomina “fetiche” y la persona que tiene interés por este será el “fetichista”.

En otras palabras, el fetichismo sexual se presenta en el momento que alguien encuentra excitación y erotismo sobre algún elemento que no es explícitamente reproductivo o genital.

Aunque la definición del fetiche en sí es sencilla existen muchas interpretaciones erróneas que terminan en vergüenza, rechazo y temor por quienes tienen un fetiche.

Para poder explicar y compartir una opinión concreta sobre los fetiches decidimos consultar distintos documentos para poder reunirlos y dejarlos en este artículo. Seguramente aprenderás un poco más y podrás disfrutar de tu fetiche(s) sin tantas complicaciones.

¿Cuántos fetiches existen?

Esta es una pregunta con una respuesta compleja, porque como tal no existe una lista exacta de fetiches eróticos ni podemos establecer un número exacto. Lo que podemos decir es que varias fuentes citan un total de 549 tipos de fetiches aunque sigue siendo válido decir que pueden existir tantos fetiches como personas en el planeta.

¿Las personas eligen sus fetiches?

Esto puede ser un tema delicado que abre paso a preguntas bastante complejas. Aunque psicológicamente no existe una respuesta concreta, podemos decir que el origen de un fetiche no es necesariamente genético o selectivo, lo más acertado sería decir que un fetiche sexual proviene de un estímulo externo (esto según el sexólogo Magnus Hirschfeld), el cual pudo desencadenar un gusto en particular durante un momento específico de la vida del sujeto.

En otras palabras: a lo largo de nuestra vida tenemos distintas experiencias, las cuales a su vez estimulan nuestra mente, lo que es en sí la receta perfecta para crear un fetiche. No es como si en un momento alguien en particular pensara y dijera que “ser voyeurista es genial” y que “se empeñará en ser voyeurista desde ahora”… No, nada de eso, es un comportamiento que simplemente aparece a lo largo de nuestra vida.

¿Es sano tener un fetiche?

Podemos decir con toda seguridad que es sano y divertido tener uno o más fetiches siempre que no pasen a ser una parafilia. No tiene sentido alguno ocultar un fetiche sexual, de alguna forma debemos experimentar el placer que esto nos causa… Y por qué no: compartirlo con alguien que apreciemos y disfrute igualmente nuestras conductas sexuales.

Tener un fetiche sexual es sano, es divertido y sí, es normal, perfectamente normal.

¿Parafilia? ¿En qué se diferencia un fetiche de una parafilia?

La parafilia es en términos coloquiales “lo mismo” que un fetiche sexual, pero tienen una diferencia bastante amplia. Para que una “parafilia” sea una “parafilia” se necesita que:

  • La conducta sexual (por ejemplo, sadomasoquismo) sea la única forma mediante la cual la persona se siente satisfecha sexualmente.
  • Cause daño físico, emocional, psicológico, económico, etc., a quienes lo practican o participan en el.
  • Las personas involucradas no desean participar en el acto sexual.

Podemos decir entonces, de forma resumida, que la parafilia, a diferencia del fetiche sexual, causa daño, y es precisamente esta condición nociva la que la hace peligrosa e indeseable. Naturalmente hay parafilias que difícilmente pueden considerarse como fetiches eróticos, como la pedofilia o el frotismo.

Podemos cerrar este capítulo con un ejemplo: Si tu y tu pareja disfrutan de el sadismo (placer erótico al provocar dolor) podrán compartir mutuamente sus experiencias y disfrutarlas en privado como un fetiche erótico, pero si en algún momento alguien fue obligado o llevado al acto sin su consentimiento te verás envuelto en ese caso en una parafilia.

Si tu propio goce sexual causa o podría causar daño a alguien más te aconsejamos tomar tratamiento psicológico.

¿Puedo iniciarme en algún fetiche y disfrutarlo aún siendo un adulto?

Sí, como tal no existe un momento específico en el cual los fetiches sean desarrollados ni tampoco un límite de edad para que esto se presente. En cualquier momento puedes desarrollar un fetiche nuevo e igualmente disfrutarlo.

El desarrollo de un fetiche no se liga necesariamente a la infancia o la adolescencia de un individuo.

Conclusiones

La idea de este artículo es simplemente aclarar un tema de conceptos para que rompamos ideas falsas sobre lo que significa realmente un fetiche. Es correcto decir que un fetiche es una oportunidad para disfrutar más nuestra vida sexual e intimidad desde que no se convierta en un elemento de daño o sufrimiento.

Quizás uno de los principios más importantes de un fetiche sexual es su posibilidad de ser compartido y disfrutado, y quién sabe, a lo mejor en el futuro alguien te dará a probar algo que no pararás de disfrutar.

1 Comment

  1. Pingback: Admítelo: te gusta hacer cosas raras durante el sexo. - Putamente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *