Apareamiento

La navaja de Ockham para ligar en un bar

By  | 

Sabes que en más de una ocasión has entrado a un bar y justo allí, a un par de mesas de distancia, viste a esa chica, chico o transexual (todos cuentan) que te excitó enamoró, viste a esa persona cuyo encanto te trajo inmediatamente pensamientos perversos una conexión inexplicable donde sabes que ambos pueden tener sexo conocerse mejor. Sin embargo, pese a este hermoso baile de hormonas que recorre tu sangre se presenta una gran barrera social de distintas magnitudes que te impide conocer o al menos contactar a esta persona. Es tan grande y poderosa esta barrera que en casi todas las ocasiones te has ido sin su teléfono o perfil de Facebook… ¡Lamentable!

Con el fin de aliviar esta situación nos dispusimos a crear la navaja de Ockham para ligar en un bar, esperamos que la disfruten y la pongan en práctica, la vida es solo una y esa persona solo una… Y bueno, lo peor que te podría pasar es que no te quiera conocer (y a lo mejor follas).

1. Si estás mirando y hace contacto visual contigo… No quites la mirada, al contrario, sonríe. Si no te sonríe, no importa, intenta otra cosa. Si te sonríe es porque has iniciado por el camino correcto.

2. El antiguo truco: ¿Te conozco de algún lado? En serio, sí, funciona, la respuesta va a ser “no”, pero crea una oportunidad casual de presentarte y al menos saber su nombre. Si eres lo suficientemente hábil puedes continuar con la conversación o incluso llevarla (lo) a tu mesa.

3. En un bar no se suele bailar, por lo que tus recursos son un poco limitados, por eso una buena alternativa a es invitar a un trago, funciona mejor de lo que crees. Puedes simplemente pedirle a una mesera que tu la (lo) invitas a un trago si ella (el) se lo toma en tu mesa.

4. Sé directo: “hey, disculpa, sé que estás en otro plan, pero me gustaría tener tu número”. Funciona más de lo que te imaginas. (Al autor le funcionó 3 veces).

5. La observación, este es el más complejo de los recursos ya que requiere de una observación minuciosa de la persona en cuestión, tu tarea concreta será buscar un gusto en particular que ambos compartan (¡qué difícil!). Puedes mirar fijamente si lleva un bolso de alguna banda en particular, un tatuaje, una chaqueta o si canta alguna canción en particular dentro del bar. Sí, es creepy, es incómodo, es ñoño, pero si estás aquí es porque ya no te quedan opciones. La parte positiva es que puede ser abrumadoramente efectivo cuando sabes qué le gusta, así podrás ir directamente a abrir un tema de conversación: “me encanta el tatuaje que te hiciste de los Rolling Stone, ¿quien te lo hizo?” Y así…

Esperamos que les haya gustado esta pequeña guía, que para bien o para mal, garantizamos que funciona, no porque seamos unos don Juan aquí en Putamente, lo garantizamos es porque lo hemos probado, porque ha funcionado y porque hemos ligado (¡qué malotes!). Apreciaremos mucho sus ideas para crear nuevas navajas de Ockham para ligar o para completar esta que ya hemos compartido con ustedes. Disfruten 😉

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *