Apareamiento

Admítelo: te gusta hacer cosas raras durante el sexo.

By  | 

Cuando hablamos de gustos, orientación e identidad sexual podemos encontrar que más allá de un estándar definido existe una enorme variedad posibilidades para encontrar placer (puedes leer más sobre los fetiches aquí). Estamos en un mundo donde el beso negro, la dominación, el 69, la masturbación, el fisting, el sexo anal, el vouyerismo y mucho más son una completa realidad, y no una realidad apartada, sino una realidad abundante en todas las personas.

Gif de fetichismoAunque podríamos pensar que la misma diversidad de gustos debería ser un camino ideal para experimentar con los demás nos encontramos en un escenario en donde se han creado paredes de intimidad imposibles de explorar. En algunos casos será complicado que alguien admita ser amante de los besos negros, ya que por algún motivo lo encontrarán vergonzoso (esto es efectivamente un ejemplo de muchos).

En este artículo no deseamos calificar qué es normal y qué no lo es, queremos simplemente validar a partir de una interesante fuente de información que la diversidad en el fetichismo sexual es tan amplio que deberíamos dejar de pensar en nosotros como individuos de gustos herméticos. Tal como lo señala un estudio realizado por Christian C. Joyal y Julie Carpentier, en donde a partir de 1040 individuos trataron de identificar si los comportamientos al rededor de las parafilias podrían ser frecuentes de alguna manera.

gif de labios femeninos

El estudio reflejó que el 27.8% de las mujeres estaba interesada en el masoquismo.

Lo que encontraron es que el 45.6% de las personas admitió que tenía gustos por fuera de lo que se considera una “actividad sexual normal”. ¡Casi la mitad de las personas admite tener una actividad “anormal”! Así mismo se citó en el artículo de este estudio una encuesta de 1998 en donde el 50% de las mujeres universitarias admitía tener fantasías sobre ser sometidas a la fuerza (cuidado, no confundir este punto con violación). En los resultados finales el 27.8% de las mujeres manifestó interés en el masoquismo.

En el caso específico de los hombres se encontró en la encuesta de este estudio que el 52% tenía interés en en voyeurismo y un 28% en el fetichismo.

Entre los resultados finales también se destaca que el 33.9% de los encuestados admitieron haber practicado una actividad parafílica siendo el voyeurismo la más común.

Este estudio, lejos de dictar nuestro comportamiento, trae una visión significativamente amplia sobre lo que realmente ocurre en nuestra intimidad sexual. A lo mejor la práctica menos popular es precisamente el misionero ;). ¿Cierto? ¿Falso? Es aún impredecible dada la amplia cantidad de personas existentes en el planeta. Lo verídico es que lo que consideramos “normal” no es tan “normal” al final si se trata de vida sexual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *